Bernardo Martínez Torres nació en Los Barrios (Cádiz) en el año 1965 y desde muy temprana edad ya notó sus inquietudes por el mundo de las artes. Martínez se inició en las artes plásticas de forma autodidacta desde muy temprana edad en el apartado de la pintura, ampliando su campo de trabajo a la escultura y a la escenografía con el paso de los años.


Entre la lista de exposiciones en las que ha participado a lo largo de su trayectoria artística podemos  citar: Casino de Los Barrios y el pabellón del recinto ferial (1984); Casa de la Cultura de Los Barrios y Museo Cruz Herrera de La Línea (1987); Casa de la Cultura San Roque (1989); Mackintosh Hall de Gibraltar, donde aún tiene varias obras expuestas que son propiedad de la entidad y en la Casa de la Cultura de Estepona (1990); Castellar (1993), etc.
También hay pinturas suyas en distintos rincones de España y en otros países, entre ellos Canadá, Portugal y Francia.


En el apartado de la escultura profana, podemos mencionar obras como el Monumento al Toro, de 1998, la réplica de la Montera del Torero en 1999, y la figura de Atanasio en 2005, la escultura de Agustinho Neto, Presidente de Angola, que hizo por encargo del gobierno angoleño y el monumento al Club de los Leones en Ceuta, entre otras por encargo a particulares.


En su mente desde niño, el autor siempre ha tenido la inquietud de orientar su carrera profesional a la escultura religiosa, en la que se ha iniciado en los últimos años con obras como, la talla del patrón de Los Barrios, San Isidro Labrador, por encargo de la hermandad, la talla de la Milagrosa en madera de cedro y estofada en oro fino para la iglesia de Los Cortijillos, el busto de Sor María Encarnación, fundadora del Rebaño de María, en Puebla de Guzmán y un busto del Señor para exponerlo en el III Salón Cofrade Ciudad de Martos.